Alimentos saludables que te están engordando

Al googlear esta frase me sorprendió lo que me encontré por ahí: páginas de nutrición anticuadas que le echan la culpa del sobrepeso al aguacate, el aceite de oliva, el salmón, el coco, el chocolate oscuro, entre otras grasas.

¿De verdad crees que por comer aguacate estás gordo? o que el problema principal de sobrepeso en España ¿es el exceso de consumo de aceite de oliva?, o ¿me vas a decir que los estadounidenses tienen esos niveles de obesidad por estar comiendo coco y chocolate oscuro?

Por favor, ¡dejemos de satanizar las grasas! Entiendo que estés confundido, si cuando vas al nutricionista de turno te recomienda comer productos “light” o “bajos en grasa”, polvos de proteína, sustitutos de comida, y te da esa dieta donde te da hambre de solo leerla. No los juzgo, aprendieron eso en sus escuelas de nutrición, era lo que se aprendía antes.  

Aunque no seas nutricionista, dime tú ¿qué ves? Si esas dietas fuesen adecuadas, ¿crees que viviríamos en esta pandemia de obesidad? Y ahora toma tu experiencia propia, ¿cómo ha sido tu experiencia siguiendo esos planes de nutrición?

La ciencia de la nutrición ha avanzado mucho, o más bien, ha evolucionado para retomar los principios básicos de nuestra humanidad, donde el hombre se alimentaba de la tierra y los animales, cuando se alimentaba de forma intuitiva y sencilla. No había dietas, y no había problemas de obesidad. 

No me voy a enrollar más con este tema, solo quiero decirte que los alimentos sanos no tienen por qué engordarte. Ahora bien, el cuerpo es una máquina compleja, y una vez entiendes cómo funciona el tuyo puedes estar tranquilo y comer todos los alimentos sanos que desees sin miedo a engordar. Eso sí, debes leer fuentes actualizadas de nutrición funcional, y/o leer mi blog, donde yo trato de simplificar todo eso que investigo de manera constante. 

Hay alimentos que creemos que son sanos y no lo son, y si consideras que ya comes sano y tienes dificultad para bajar de peso, puede ser que tu dieta saludable sea la que te esté engordando. Voy a resumirte los principales y pondré algunos links por si quieres investigar más. 

Yo sé que puede que sea difícil creerme, o bien ya lo sabes porque lo has leído, y escuchado por ahí, o has decidido hacer la vista gorda y seguir con tus hábitos esperando cambios sin hacer nada o con soluciones poco saludables y/o sostenibles.

Prueba eliminar estos alimentos por unas semanas y evaluar si ves cambios en tu peso y/o medidas (sin contar los innumerables beneficios a nivel intestinal y energético que vas a tener):

  1. Zumo de Fruta: están cargados del peor azúcar, ¡la fructosa! Este tipo de azúcar solamente es aprovechado en pequeñas cantidades por tu hígado, el resto es almacenado directamente como grasa. ¡Esto NO quiere decir que las frutas engordan! Lo que engorda es comerte las frutas licuadas, es azúcar líquido. Además normalmente para un jugo/batido no usas una única pieza de fruta, que no sería malo, sino una cantidad muy alta de frutas que nunca comerías en una sola sentada. En resumen: aléjate del zumito de naranja, prefiere comer 1-2 naranjas. Estarás más saciado y no te engordará.
Los zumos de fruta, naturales o artificiales, son altos en azúcar.
Євгенія Височина en Unsplash
  1. Los lácteos: son altamente inflamatorios para todos, seas o no intolerante a la lactosa. Da igual si son descremados, deslactosados, etc. Si comes alimentos inflamatorios, tu cuerpo prioriza combatir esa inflamación antes que quemar grasa. Además daña tus paredes intestinales, lo que tiene muchísimas consecuencias negativas para tu objetivo de perder peso y para tu salud en general. Yo personalmente he batallado con este tema, ya que me encantan los quesos y yogures. Lo que hago es muy ocasionalmente me como alguno, en pocas cantidades, y lo disfruto muchoooo, con conciencia y sin culpa.
Los lácteos y el gluten son altamente inflamatorios para el cuerpo, indiferente o no a la intolerancia de la persona a estos.
Lindsay Moe en Unsplash
  1. Los panes integrales y todo aquello que tenga gluten, aunque sea integral o hecho de la forma más artesanal y orgánica posible. Esas tostaditas de centeno en la mañana, la pizza de espelta de la influencer foody, todo eso, sí todo eso, es muy inflamatorio, aunque no te siente mal en la tripa, a tu organismo lo va envenenando poco a poco. Mi sugerencia es evítalos al máximo y cuando quieras algo, que valga la pena. Es decir: disfruta ocasionalmente esa pizza que tanto te gusta, o la lasaña de tu abuela, o la hamburguesa que te enloquece el fin de semana, en fin. Pero que no sea todos los días. 
  1. Los aceites vegetales refinados de canola, maíz, soja, girasol y palma son tóxicos. Los únicos que son seguros es el aceite de coco, oliva, cáñamo, lino, y aguacate prensados al frío. Los primeros son grasas hidrogenadas y hay cientos de estudios que hoy confirman su relación con obesidad, enfermedades metabólicas y cáncer entre otros.
Los aceites buenos son aquellos extra vírgenes prensados al frío de oliva, coco, aguacate, y lino.
Cassiano Barletta en Unsplash
  1. Todos los edulcorantes, ¡todooooos! Aunque no tengan calorías son hechos con químicos, muchos ya probados por ser cancerígenos. Y si lo que te preocupa es el peso, pues estos endulzantes artificiales engañan a tu cerebro, creándole la falsa sensación de que hay “azúcar” en el sistema y no dotándolo de las calorías asociadas a ese alimento, ¡vaya lío para tu cuerpo!, pues tu cerebro activa todos los mecanismos para procesar ese alimento generando desquilibrios metabólicos graves. También es importante alejarse de los polialcoholes que generan problemas digestivos complicados. Son todos los que suelen terminar en “tol”: eritritol, maltitol, sorbitol, etc. Mi recomendación: usa en moderación stevia natural y orgánica, lee los ingredientes y que sea el único de la lista.
Jess Bailey en Unsplash
  1. Comida «sana» empacada o procesada: 
    • Granolas y cereales: suelen estar endulzadas con jarabes altos en fructosa y tener mucho azúcar.
    • Proteínas en polvo y barritas de proteína: ¡aquí podríamos escribir un decálogo! Mi recomendación aléjate del whey y la soja, busca las que son en base de colágeno (bone brooth) o vegetales orgánicas. Consúmelas sin edulcorantes ni ingredientes raros.
    • Dulces, yogures, refrescos, chicles, galletas, etc que se haga llamar light: por hacerlas comerciales y ricas, están llenas de químicos, aceites malos, sustitutos de azúcar, o bien están cargardas de fructosa (miel, siropes, etc). Aunque digan que son orgánicas o las vendan en tiendas saludables, y/o herbolarios, debes leer los ingredientes cuidadosamente. Probablemente las únicos postres sanos y seguros, son los que haces tú en casa.
    • Embutidos light, o bajos en sodio, grasa, etc. Están llenos de ingredientes raros y no son lo que dicen. Si encuentras alguno que sea 98% carne o bien los jamones curados de alta calidad, pueden comerse en moderación.
Granolas, mueslis y otros alimentos light procesados o no, pueden ser altos en azúcar y engordar
Jade Wulfraat en Unsplash

Si quieres saber más, sígueme en mi IG @linamejiacoach, donde suelo compartir estos alimentos que parecen ser seguros para perder peso y por el contrario, aunque parezca sanos, lo único que hacen es producir inflamación en tu cuerpo que te hace engordar y afecta toda su salud.

Recuerda que cuentas conmigo para ayudarte a hacer esos cambios de hábitos que pueden parecer difíciles.

Te acompañaré durante el proceso y re-entrenaremos a tu cerebro para que puedas tener hábitos que te hagan feliz y te den salud de forma permanente y sin hacer dietas.

Estos son algunos links interesantes por si quieres seguir explorando y ampliar tus conocimientos:

Son algunos de mis doctores favoritos, muy reconocidos y que hablan de forma sencilla y clara.

Comparte este artículo con alguien que pueda interesarle y déjame tus comentarios aquí.

Comparte tus comentarios

shares