Beber alcohol y perder peso

Sí, puedes beber alcohol y estar saludable e incluso perder peso. Está es una de las preguntas más frecuentes que me suelen hacer en redes y mis clientes que buscan adelgazar. De hecho, muchas veces cuando me ven en mis stories que tomo algo de vino, se preguntan si es compatible el alcohol con un estilo de vida sano.

 

También es uno de los principales retos que se encuentran las personas que desean adelgazar, y/o comer más saludable y tienen una vida social activa, o bien aquellas que viven en países mediterráneos donde el consumo de vino y cerveza está muy normalizado.

Voy a ser directa con la verdad, aunque no nos guste: el alcohol inflama el cuerpo y es nocivo para la salud, incluso en moderación, así que sí, engorda. ¿Cómo así, si antes había dicho que se puede beber y no engordar? Pues la respuesta es que hay que ser estratégico en cómo, cuánto y qué beber, y lo aprenderás en este artículo.

Ya sé que parece contradictorio, pero por regla general el alcohol no es sano, engorda y mucho. No obstante el objetivo del artículo es enseñarte como beber de forma «saludable», moderada y ocasional, para que disfrutes sin culpa y sin engordar. 

Durante años ha habido mucho lobby de la industria fomentando el consumo moderado, e incluso diario del alcohol. Yo creo que nadie debería beber de forma diaria, y también creo firmemente que si ocasionalmente algo de licor te aporta felicidad y balance en tu vida, eso también es salud. Yo personalmente disfruto algunas copas de vino a la semana, y me aporta felicidad y placer, por ende salud. He tenido periodos de pérdida de peso tomando un par de copas de vino tinto el fin de semana, y periodos de ganar peso sin tomar nada de alcohol. Así que depende mucho de cada persona.


Ahora bien, hoy quiero enseñarte estrategias para darle un espacio al alcohol en tu vida sin estar preocupado porque te vaya a engordar. Si has leído alguno de mis artículos anteriores sabrás que no soy de absolutos, sino de dar una visión flexible de la alimentación para que tengas un estilo de vida saludable y que te haga feliz para que permanezca en el tiempo. Porque ya sabes que las dietas a corto plazo y restrictivas puede que te den resultados rápidos, pero hay grandes probabilidades de abandonarlas, producen efecto rebote y pensamientos obsesivos.

Tomasz Rynkiewicz

TIPS para tomar alcohol de forma saludable y sin subir de peso:

  • La moderación SÍ es clave:

El alcohol no solo aporta calorías vacías e inflama tu cuerpo, también tiene otro efecto y es que te deshinibe. Es decir, muchos de nosotros cuando bebemos comemos más o bien no elegimos de forma “inteligente” nuestros alimentos. Bajamos la guardia y nos permitimos comer alimentos que no son tan buenos para nosotros. 

Encuentra tu balance: que no sea diario o bien todo o nada. Hay personas que fluyen mejor con permitirse 1 copa de vino los fines de semana, y otras que la restricción semanal hace que en el finde se desborden. Escucha tu cuerpo, permítete esa copa de forma ocasional y sin excesos.

 

  • Sé inteligente con tus elecciones:

¡No todos los licores son iguales! Huye de los cocktails que están cargados de azúcares.

Yo personalmente te recomiendo el vino tinto. En moderación (1 copa ocasional para mujeres, 2 para hombres), puede aportar no solo beneficios de placer y disfrute, sino también contiene resveratrol.

Todos los alcoholes fuertes son altos en azúcar y generan picos de insulina que debes evitar. Si lo tuyo es alguno de estos, toma 1 vaso únicamente, en las rocas o con agua con gas. Así que elige sabiamente para que disfrutes el momento de beber sin perder todos tus esfuerzos por bajar de peso.

 

  • ¡La calidad cuenta y mucho!

Al elegir tu trago asegúrate que es lo mejor que puedes escoger. Si estás en un restaurante que te lo sirvan en mesa y una marca de confianza. En discotecas jamás pidas una copa, ahí lo único seguro es una cerveza (aunque no es lo más fit). En el caso del vino, mejor uno hecho con procesos naturales tendrá menos sulfitos, y lo digerimos mejor.

 

  • Elige alcoholes costosos, sí así como lo oyes.

¿Por qué?  1)Calidad, que lo expliqué antes, y 2) porque te vas a controlar más en la cantidad, y 3)porque cada sorbo lo tendrás más presente. Haz de esa copa un momento único y especial, no una barra libre de chupitos para emborracharte. Hazte el sumiller en cada sorbo, practica el mindfluness, o como quieras, pero gózate la experiencia.

 

  • Bebe con algo de comida en el estómago:

Esto ayudará a la metabolización del alcohol para que no te caiga tan pesado, a controlar la ansiedad y los picos de insulina. Si vas a un restaurante comienza con agua, y ya cuando tengas el plato en la mesa pide tu vino.

 

  • Cuando bebas y el día siguiente: ¡come saludable!

Tu cuerpo estará concentrado en “luchar” contra la inflamación, así que no estará en modo “quemar grasa” durante la ingesta y ni las próximas 24 horas. Esos días prioriza las proteínas magras y los vegetales no almidonados. Es decir, evita las comida rápida, las frituras, y la pasta en esos días. 

 

  • Haz un plan de bebida y compártelo con alguien para reforzar el compromiso:

Si tu realmente quieres beber alcohol y perder peso, debes ser estratégico, porque con una copa encima no vas a tomar las mejores decisiones.

-Decide con anticipación cuánto vas a beber.

-Que tu copa de licor esté acompañada de al menos 2 vasos de agua. Mi truco es intercalar con agua con gas, me sacia más y no bebo tan rápido.

-Haz algo más cuando bebas: baila, socializa, juega un juego de mesa, etc. Que el disfrute no solo este en el licor y los efectos que produce, sino en todo el momento.

 

  • No sientas culpa al día siguiente:

Si has seguido mis 5 tips anteriores, ¡no debes por qué sentir culpa! Haz bebido algo delicioso, lo has disfrutado con moderación, has sido inteligente en la comida, así que no hay porque sentirse culpable.

La culpa genera picos en cortisol muy dañinos para tu organismo y te engorda más. Además la culpa es castigo, es falta de amor propio, y esos sentimientos negativos no te aportan valor, y tampoco contribuyen para que hagas mejor las cosas, es un engaño que tu mente usa. El cambio y la mejora viene siempre desde el amor, como los perritos cuando se entrenan con premios y no con castigos. Si no has podido seguir los 5 trucos, no pasa nada, aprende de esta experiencia, mírale la parte positiva a la experiencia, date mimos, y ya para la próxima podrás hacer un mejor plan.

Melissa Walker Horn

Si quieres más tips para balancear tu vida social y alcanzar tus objetivos de salud, por favor no dudes en decírmelo. También puedo ayudarte a cambiar de hábitos sin perder las cosas que más te gustan.

Comparte tus comentarios

shares